CÓMO ES LA COMARCA ALPUJARREÑA

En general, por lo que se refiere a la comarca de la Alpujarra, su Patrimonio Natural contiene una diversidad de paisajes consecuencia de la diversidad geográfica de la comarca, que se asienta sobre dos factores: la diversidad altitudinal y diversidad longitudinal (este-oeste).

De la fuerte orografía y diversa altitud, así como de la transición climática surgen fuertes contrastes, de la siguiente forma:

. Periglaciar, de las altas cumbres occidentales.

. Bosques naturales, de la media ladera nevadense.

. Encinar, melojar, matorral mediterráneo y alcornocal, de la Sierra de la Contraviesa.

. Barrancos, de la media ladera.

. Espacios cultivados aterrazados y vegas llanas, del surco sinclinal.

. Paisajes específicos.

. La costa.

Especial mención requiere el Parque Nacional de Sierra Nevada. El conjunto de Sierra Nevada fue declarado Parque Natural por el Parlamento de Andalucía en virtud de la Ley 2/89 de 18 de julio por la que se aprueba el Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía, estableciéndose para éste medidas adicionales para su protección debido a las singularidades de su flora y de su fauna, sus valores geomorfológicos así como por la belleza de sus paisajes y diversidad cultural.

El Parque Natural de Sierra Nevada constituye uno de los parques más extensos de la región, contando con una superficie de 171.646 Has sobre las provincias de Granada (119.009 Has.) y Almería (52.637 Has.) y albergando más de 100.000 personas residenciadas en los 60 municipios incluidos en el Parque.

Parte de este Parque Natural ha sido declarado Parque Nacional por la Ley 3/99 de 11 de enero. El Parque Nacional de Sierra Nevada constituyen una superficie de 86.208 ha, protegiendo sistemas naturales únicos ligados a la alta montaña mediterránea, paisajes geomorfológicos glaciares y periglaciares y montes altimontanos mediterráneos y submediterráneos. Aunque en la alta montaña se presenta un relieve de formas suaves y cimas poco escarpadas, en esta sierra se localizan los mayores picos de la Península Ibérica, el Mulhacén (3.482 m), el Veleta (3.392 m) y hay además 20 picos que sobrepasan los 3.000 metros, entre ellos la Alcazaba del Mulhacén.

Con respecto a la fauna, conviven más de 60 especies de aves, no sólo típicas de montaña (águila real, acentor alpino, roquero rojo) sino también pájaros de zonas menos agrestes (oropéndola , abubilla, chochín). Entre los mamíferos, es la cabra montés la que se deja ver con más facilidad, llegando incluso en algunos municipios a causar problemas en las cosechas que vienen a suponer cuantiosas pérdidas económicas. Aunque también existen otros mamíferos de menor tamaño como el topillo nival. La fauna invertebrada adquiere importancia, con más de 80 insectos endémicos, de los que 15 son mariposas como Plebicula golgus o la muy conocida Parnasius apollo nevadensis. Hay 37 coleopteros endémicos, como el Ibericum loquinii y 90 especies exclusivas de insectos acuáticos.

Por lo que se refiere a la flora, el macizo de Sierra Nevada presenta un número de muy elevado de endemismos, unas 60 especies exclusivas que representa la mayor biodiversidad de Andalucía y de toda la Península Ibérica. Entre ellas podemos destacar, la estrella de las nieves, la amapola de la sierra, la violeta de Sierra Nevada y la manzanilla de la sierra. Además tiene más de 2000 plantas catalogadas de las cerca de 8000 que existen en la Península Ibérica. También hay un gran número de especies norteafricanas. En este macizo están representados todos los pisos bioclimáticos desde el más cálido, el termomediterráneo, que se localiza en algunas zonas de la Alpujarra y donde se desarrollan los encinares béticos junto a palmitos, naranjos y algarrabos, a los de las mayores altitudes, como son el oromediterráneo (piornales y enebrales nevadenses, y los sabinares y pinares béticos) y el crioromediterraneo, donde hay ausencia total de árboles y en el que se desarrollan los pastizales nevadenses de alta montaña. En los pisos intermedios, meso y supra, podemos encontrar los encinares nevadenses, quejigales y acerales béticos, así como los robledales nevadenses. Esta variedad de pisos bioclimáticos provoca un dato realmente impresionante.

En el Parque Natural de Sierra Nevada se esconden los más variados paisajes, cada uno de ellos propio del piso bioclimático en el que se encuentra. Por encima de los 2.800 m, donde los suelos son poco evolucionados y las condiciones climáticas adversas, se desarrollan pastizales de bajo porte y escasa cobertura (pastizales psicroxerófilos). Presentan un gran interés y constituyen uno de los aspectos más singulares de Sierra Nevada. Estos pastizales están compuestos por un gran número de especies endémicas (hasta el 40%). Entre los 1.900-2.800 m se desarrollan los pinares y sabinares. La vegetación está formada por especies de porte arbóreo y arbustivo y matorral sobre suelos medianamente evolucionados se desarrollan piornales y enebrales. También abundan los elementos endémicos. Los melojares en la montaña media, aunque mermados por los incendios y las abusivas talas, presentan gran interés por sus características ecológicas y corológicas; se desarrollan sobre suelos ácidos y se encuentran bien representados en los barrancos de las caras norte y sur. Los encinares se sitúan entre los 1.300 y los 1.700 m, aunque en algunos enclaves pueden alcanzar los 1.900 m de altitud. El bosque corresponde a un encinar dominado por la encina y, dependiendo del tipo de suelo y altitud, son frecuentes otros arbustos. La vegetación riparia se desarrolla en los márgenes de ríos y arroyos y actualmente se encuentra muy degradada, siendo difícil encontrar bosques de ribera en buen estado de conservación.

En cuanto al Patrimonio Cultural, La Alpujarra ha sido comarca habitada, desde muy antiguo, por grupos humanos pertenecientes a culturas, influencias y civilizaciones diferentes: prehistórica, ligur, ibero-romana, fenicia, griega, visigótica, hispano romana o mozárabe, árabe, beréber, castellana, levantina, galaica, leonesa, extremeña, andaluza, etc. Civilizaciones que han ido dejando sus huellas a lo largo de los siglos, enriqueciendo el patrimonio cultural. Pero es sin duda la civilización árabe la que más ha marcado esta comarca.

La permanencia árabe en la Alpujarra, duró un siglo más que en el resto de España. Cuando los modos cristianos ya hacía mucho tiempo que se habían impuesto, los moriscos de la Alpujarra continuaban con sus ropajes ancestrales, sus tradiciones, su inclinación a la Meca para el rezo, la elaboración de su artesanía, con su peculiar modo de construir, con la aplicación de su justicia magnánima, y cultivando sus ciencias con esmero.

Además, los elementos que caracterizan de manera prioritaria a la Alpujarra, su inaccesibilidad y su aislamiento, privaban a la comarca de intrusos que vinieran a evitar que todo esto fuera posible.

Hay en la Alpujarra dos elementos que, si en cualquier parte del mundo tienen importancia, aquí son imprescindibles para poder apreciar esta comarca como se merece: la tierra y el hombre. La tierra, el paisaje, de geografía agreste y salvaje, con parajes de secano alternándose con auténticos vergeles donde el agua empapa todos los poros de la tierra cubriéndola de exuberante vegetación, con pueblos pequeños, colgados de riscos, de apenas una decena de casas y pocos más vecinos. Y luego está el elemento humano, tantas veces confundido con el paisaje, por su total integración, adaptando sus costumbres, tradiciones y forma de vida al entorno natural en el que vive.

DIAGNÓSTICO DE LA COMARCA DE LA ALPUJARRA

En esta fase de diagnóstico se ha hecho un esfuerzo de síntesis y filtrado, recogiendo sólo aquellos datos de interés para nuestro trabajo, obviándose toda información de carácter enciclopédico que no esté encaminada a la obtención de los principales elementos caracterizadores de la comarca y los factores determinantes de su desarrollo.

El diagnóstico se ha realizado tomando como zona de referencia las provincias de Almería y Granada, a las que pertenecen los municipios que conforman la comarca de la Alpujarra, comparando los datos obtenidos para la zona con los de ambas provincias.

 

Marco General: Caracterización física.

 

La zona se inserta en el Sistema Penibético, extendiéndose desde las cumbres de Sierra Nevada y su ladera sur hasta el sector más septentrional de la Sierra de Gádor, pasando por las laderas norte de las sierras de la Contraviesa y Lújar. Así mismo, la comarca es recorrida por el río Guadalfeo, río Adra y río Andarax, limitando al norte con el río Nacimiento, afluente del río Andarax y alcanzando al sur la costa de Granada.

 


Estructura Física y Medio Ambiente







 


Superficie geográfica

3.018 Km2


Superficie agraria Util

47.924 Has.


Prados y praderas

33.270 Has.


Superficie forestal

93.428 Has.


Zonas con protección medioambiental

48.709 Has.

 

Así, la Alpujarra presenta una accidentada orografía con profundos barrancos y abruptas pendientes. Un 57,8 % de su territorio posee una pendiente superior al 45 %. El conjunto de las provincias de Almería y Granada, dentro de las cuales se enmarca la comarca, sólo llega a tener una pendiente superior al 45 % en el 26,9 % de su territorio.

 


Suelos según pendiente


Pendiente

Km2

%

% Ref.


 


 


 


 



Pendiente inferior al 3%

28

0,9

6,9


Pendiente entre el 3 y el 7%

174

5,7

22,2


Pendiente entre el 7 y el 15%

461

15,1

25,0


Pendiente entre el 15 y el 30%

572

18,7

15,7


Pendiente entre el 30 y el 45%

57

1,9

3,4


Pendiente superior al 45%

1.766

57,8

26,9


TOTALES

3.058

100,0

100,0

 

Edafológicamente, la comarca cuenta con un perfil de suelos variados pero poco desarrollados, limitando pues la capacidad de uso, que en buena parte de los mismos es nula.

 

Por el tipo de uso del suelo, conviene destacar el alto porcentaje ocupado por vegetación natural, un 67 %, con las posibilidades de aprovechamiento relacionados con la actividad cinegética que esto representa.

 

 


Suelos según formas de uso




Km2

%


Regadío:

Cultivos herbáceos

118

3,9


 


Cultivos leñosos

68

2,2


 


Cultivos forzados

8

0,3


Secano:

Labor intensiva

12

0,4


 


Labor extensiva

11

0,4


 


Cultivos leñosos

789

25,8


 


Repoblaciones de Coníferas

196

6,4


Vegeta.natural:

Bosque de frondosas

108

3,5


 


Bosque de coníferas

392

12,8


 


Matorral

170

5,6


 


Pastizal-matorral

1.182

38,7


Otros

Otras formas de uso

1

0,0


 


Aguas interior. y costeras: Embalses

3

0,1


 


 


 


 




TOTAL SUPERFICIE Km2

3.058

100,0

 

Hidrológicamente, en la comarca resalta el contraste entre la abundancia de recursos en las poblaciones de la vertiente meridional de Sierra Nevada y la acusada estacionalidad de los mismos en las restantes poblaciones, hecho que provoca fuertes déficits de recursos para el abastecimiento de estos centros urbanos. Este desequilibrio se ve agravado por la inferior calidad del agua, el mal estado de las redes de abastecimiento y la reducida capacidad de almacenamiento en las zonas de la Contraviesa y Cuenca del Andarax.

En cuanto a su climatología, se pueden distinguir tres zonas claramente diferenciadas: la costera, extendida por la Baja Alpujarra hasta los 500 m de altitud; la templada que se extiende entre los 500 m y los 1200 m de altitud; y la fría, que se extiende desde los 1200 m hasta las cumbres de Sierra Nevada. No obstante, las condiciones climáticas concretas de cada lugar varían notablemente según se encuentren en las laderas más o menos soleadas.

Con respecto a la erosión, nos encontramos con una comarca donde la erosión elevada o muy elevada afecta al 64,8 % de su superficie, valor ligeramente superior al de la zona de referencia, que se sitúa en un 64,2 %. Si bien, el problema no parece tener una relevancia mayor que la que tiene cualquier otra parte del territorio, sí resulta de enorme interés, dado el valor del patrimonio natural y las posibilidades de desarrollo de esta comarca

 


Suelos según la erosión



Km2

%

% Ref.

 


 


 


 


 


 


Erosión baja

499

16,3

10,1


Erosión moderada

581

19,0

25,7


Erosión elevada

1.144

37,4

49,1


Erosión muy elevada

838

27,4

15,1







TOTALES

3.062

100,0

100,0

 

A continuación se incluye la lista de los municipios con sus principales características geográficas

 


Caracterización Geográfica Municipios


Municipio

Pobl. Total

Ext. Super.

Dist. capital

Altitud


 


 


 


 


 



Albondón

1.060

35

110

895


Albuñol

5.482

63

101

250


Almegíjar

430

30

86

812


Alpujarra de la Sierra

1.204

69

108

1.110


Bérchules

808

69

108

1.319


Bubión

376

15

78

1.300


Busquístar

349

18

84

1.100


Cádiar

1.703

47

100

919


Cáñar

305

26

66

1.014


Capileira

560

57

79

1.436


Carataunas

191

5

65

800


Gualchos

2.968

31

93

338


Cástaras

314

28

100

1.011


Juviles

187

15

114

1.255


Lanjarón

3.877

61

49

658


Lujar

562

37

97

520


Lobras

181

16

96

930


Murtas

852

72

118

1.170


Nevada

1.369

78

131

1.082


Órgiva

5.039

134

59

450


Pampaneira

337

18

72

1.058


Polopos

1.264

27

105

750


Pórtugos

444

21

82

1.303


Rubite

410

29

81

800


Soportújar

288

14

68

940


Sorvilán

679

35

92

760


Taha (La)

830

26

79

1.295


Torvizcón

972

51

80

685


Trevélez

793

91

97

1.476


Turón

361

55

148

684


Ugíjar

2.572

67

120

559


Válor

1.001

59

119

909


Abla

1.516

45

65

861


Abrucena

1.462

83

67

978


Alboloduy

813

70

34

377


Alcolea

849

67

68

736


Alhabia

675

16

27

295


Alhama de Almería

3.111

26

25

520


Alicún

245

6

31

420


Almócita

187

30

54

835


Alsodux

106

20

21

310


Bayárcal

334

37

84

1.258


Beires

141

39

55

909


Bentarique

319

11

32

324


Berja

13.197

218

52

335


Canjáyar

1.728

67

47

618


Dalías

3.639

140

42

411


Enix

232

67

25

723


Felix

565

81

26

815


Fiñana

2.607

135

74

950


Fondón

918

92

63

846


Huécija

532

19

31

410


Illar

469

19

34

425


Instinción

545

33

37

431


Láujar de Andarax

1.830

92

69

918


Nacimiento

539

81

52

809


Ohanes

811

32

52

958


Padules

491

27

52

754


Paterna del Río

363

45

71

1.193


Rágol

384

27

39

425


Sta. Cruz de Marchena

219

20

31

325


Terque

430

16

27

300


Tres Villas (Las)

630

85

57

688


 


 


 


 


 



TOTALES

77.645

3.149

--------

--------







 

Estructura de la población.

La población total de los 63 municipios según la rectificación patronal de 1998 es de 77.645 habitantes, lo que ha supuesto un leve decremento de la población (–2,8 %) con respecto a la población de 1991 que era de 79.867 habitantes.

El 80 % de la población se concentra en núcleos de menos de 5000 habitantes, repartiéndose hasta un 11 % de ésta en núcleos de menos de 500 habitantes.

 


Población


1998

Hab.

 


 


 


 


Población censal de derecho

79.867


Población padronal

78.390


Rectificación padronal

77.645

 

Según esta caracterización, el grupo de municipios de menos de 2000 habitantes pierde durante el período 1991-1998 más de un 8,3 % de su población, mientras que los municipios de más de 2000 habitantes ganan una población de más del 2.5 %. Este hecho parece indicar un desplazamiento no sólo hacia el exterior de la comarca, sino desde los núcleos de menor hacia los de mayor tamaño.

Por otra parte, si nos fijamos en la distribución de la población según tamaño de los núcleos urbanos en los que habita la población se deduce que la comarca está compuesta por municipios de pequeña dimensión, contando la mayor parte de los términos, además, con varios núcleos de población.

 


Distribución de la población


Tamaño del Núcleo Urbano

Población


 


 



< 500

8.083


500-1000

12.371


1000-2000

14.137


2000-5000

15.806


5000-10000

10.521


<10000

13.197

 

Por lo que a la densidad media de población se refiere, se sitúa en los 23.4 Hab/Km2 lo que muestra un alto grado de despoblamiento; dato que está en consonancia con la tendencia al despoblamiento que se viene produciendo durante las últimas décadas.


Pero, se observa asimismo, que existe, como cabría esperar una fuerte correlación entre la altitud del municipio y el descenso de su población. Así, entre los municipios situados a más altura, un 26 % de los municipios por encima de los 1000 metros pierden una media del 7,3 % de su población lo que supone más del 48 % de la población perdida por toda la comarca.

Del mismo modo, la mayor lejanía a la ciudad, un 34,5 % de los municipios a más de 80 Km. de la capital, hace que la cifra de pérdida de población se dispare, alcanzando el 12,28 % de media en estos municipios y representando un 119 % con respecto a la perdida de población neta de toda la comarca.

La tasa de envejecimiento de la comarca es muy superior a la del resto de las provincias de Almería y Granada. El crecimiento vegetativo, medido como nacimientos menos defunciones se sitúan en –3,15, por lo que la comarca está sufriendo un proceso de envejecimiento superior al de la media de las provincias de Granada y Almería.

Por último, en cuanto al nivel de formación de la población, la comarca posee un significativo porcentaje de población de bajo nivel cultural. Así, mientras que para las provincias de Almería y Granada, la población analfabeta o sin estudios representa el 54 %, para la comarca este porcentaje es 13 puntos superior. La población con mayor formación en la comarca, se encuentra representada en unos niveles más bajos que los obtenidos para el conjunto de las provincias anteriormente mencionadas.